Nuestras doctrinas

 

  • Creemos que las Escrituras (La Biblia) son inspiradas tanto verbal como plenariamente por Dios, lo mismo el Antiguo como el Nuevo Testamento, y son la autoridad suprema y final en los asuntos de fe y práctica.
  • Creemos en un solo Dios, existiendo eternamente como Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
  • Creemos que el Señor Jesucristo fue enviado del Cielo por Dios Padre, concebido en el vientre de la virgen María por el Espíritu Santo; nació en este mundo como Dios encarnado, siendo completamente Dios y hombre a la vez, no conoció pecado, se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto y eterno por nuestros pecados, resucitó corporalmente el tercer día después de su muerte en la cruz, y volvió al Cielo donde está sentado a la diestra de Dios Padre como nuestro Único Gran Sumo Sacerdote, Único Mediador, Único Señor y Único Salvador.
  • Creemos que los creyentes reciben el Espíritu Santo en el momento de su salvación y que mora en ellos de forma permanente proveyendo del poder para apartarnos del pecado en obediencia a Dios. Además nos sella para el día de la redención.
  • Creemos que el relato de la Creación en Génesis es un relato histórico y literal de los hechos creativos inmediatos y directos de Dios.
  • Creemos que el hombre fue creado en inocencia y santidad, sujeto a la ley de su Creador; que por la transgresión voluntaria cayó de aquel estado santo y feliz; que por cuya causa todo el género humano es ahora pecador.
  • Creemos que la justificación es la gran bendición del Evangelio que Cristo otorga a todos los que en Él creen; que esta justificación incluye el perdón de pecados y la promesa de la Vida Eterna de acuerdo con los principios de la justicia; que no está otorgada en consideración de ninguna obra de justicia que hayamos hecho o pudiéramos llegar a hacer, sino que se otorga únicamente mediante la redención que Cristo obtuvo en la cruz y por medio de la fe en esa obra suya.
  • Creemos que el arrepentimiento y la fe son requisitos indispensables para la salvación; que el arrepentimiento es hacia Dios y la fe es hacia Cristo Jesús.
  • Creemos que la Iglesia es una congregación de creyentes bautizados, asociados mediante un pacto de fe y de comunión en el Evangelio; que observa las ordenanzas de Cristo (el Bautismo y la Cena del Señor), y es gobernada por sus leyes.
  • Creemos que el Bautismo es la primera ordenanza dada a la Iglesia; que se administra tan sólo a creyentes capaces de pedirlo y recibirlo; que es por inmersión de la persona en agua en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, por la autoridad de la Iglesia local; que no imparte ninguna gracia salvadora, sino que es una confesión y proclamación pública de arrepentimiento y fe en Cristo.
  • Creemos que la Cena del Señor es la segunda ordenanza dada a la Iglesia; que la instituyó el Señor en la misma noche que fue entregado; que los elementos son pan sin levadura y el fruto de la vid (no fermentado), los cuales representan su cuerpo sin pecado que fue partido y su sangre limpia que fue derramada por nosotros.
  • Creemos que existe el gobierno civil y humano por disposición divina, para los intereses y el buen orden de la sociedad humana; que debemos orar por los magistrados, honrándoles y obedeciéndoles, salvo en cosas que sean opuestas a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo.
  • Creemos que la segunda venida de Cristo es inminente; que aparecerá en las nubes en el arrebatamiento de los creyentes, resucitando a las muertos y transformando a los vivos.

 

Ley de protección de datos

La presente Ley Orgánica tiene por objeto garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor e intimidad personal y familiar.